Guía Para Pintar mi Moto Paso a Paso

En este artículo vamos a abordar el proceso de pintado de una moto. No es algo especialmente sencillo, pero si tienes tiempo y paciencia, seguro que puedes lograr un resultado profesional.

Pintar tu Moto Paso a Paso

¿Qué necesito para pintar mi moto?

Asegúrate de que tu moto esté completamente limpia lavándola tú mismo o llevándola a un lavado de motos.

Materiales y herramientas

En condiciones ideales, necesitaríamos una cabina de pintura. Como asumimos que esto no será posible, hablaremos de acondicionar un espacio para esta tarea.

Hablamos de un espacio ventilado y bien iluminado. Este lugar ha de estar aislado de cualquier fuente de suciedad y contar con una toma de corriente eléctrica. 

También necesitaremos un espacio de temperatura estable y libre de polvo en el que secar nuestro trabajo. 

En cuanto a los materiales, estos serán los necesarios:

  • Pistola de pintura.
  • Compresor de aire.
  • Lijas.
  • Pintura.
  • Aparejo.
  • Barniz.
  • Cinta de carrocero.
  • Cinta de perfilado.
  • Guantes.
  • Gafas.
  • Mascarilla.
  • Mono de trabajo.

Si tienes todo lo anterior y sigues atreviéndote a pintar tu moto, vamos a ver cómo hacerlo.

Desmontar las piezas

¡No pierdas ninguna!

¡Que no se te ocurra pintar la moto sin retirar antes las piezas! Desmonta con cuidado las que vayas a pintar.

Un consejo útil sería que apuntes en una libreta la posición de cada tornillo. Esto te evitará futuros disgustos.

El lijado

Si ya tienes las piezas listas, llegó la hora de lijar. 

Lo importante de este paso es asegurarse de que no queden rastros de la pintura anterior. De lo contrario, al pintar aparecerán distintas imperfecciones que afearán nuestro trabajo.

Procura llegar hasta el metal o hasta la capa de pintura original si se trata de una pieza de plástico.

Comprobar la superficie

Cuando consideres que la superficie está lista, tienes que prepararla para la pintura. Para ello deberás utilizar algún desengrasante o alcohol isopropílico. 

Ten en cuenta que, de quedar algún rastro de grasa, la pintura no se adherirá completamente.

Masillar

Solo si es necesario

En caso de que estés tratando de reparar algún golpe, este es el momento de colocar la masilla. Una vez esta se haya secado, tienes que volver a lijar hasta que la superficie quede en perfecto estado.

La imprimación

Ya casi estamos

Esta fase es de vital importancia. La imprimación asegurará que la pintura se adhiera a la perfección.

Lo ideal es aplicar unas 3 capas de imprimación. Hazlo suavemente y recuerda dejar el suficiente tiempo de secado entre capa y capa.

Cuando la imprimación esté lista, toca volver a coger la lija.

Utiliza una lija fina, ya que ahora el resultado tiene que ser lo más delicado posible.

Una vez termines con este proceso, no dejes de revisar bien el resultado. El éxito final dependerá mucho de que todo haya quedado a la perfección.

Si consideras que todo está bien, ha llegado el momento de pintar.

Comienza el proceso de pintura

Es la hora de dejarse llevar por el artista interior

Ahora que ya tienes todo listo, has de elegir la pintura. Más allá del color, ten en cuenta que puedes elegir entre pintura monocapa o bicapa. La monocapa no necesita de lacado, pero lo ideal sería aplicarlo.

El proceso de pintura ha de ser cuidadoso. Tienes que mantener siempre la misma distancia y aplicar manos de pintura ligeras. Ten en cuenta que buscas un acabado uniforme.

Secado y mezcla de colores

Si has decidido utilizar más de un color, puedes usar la cinta de carrocero para delimitar las diferentes partes de la pieza de tu moto que estés pintando.

No olvides respetar los tiempos de secado que recomiende el fabricante de la pintura.

La hora del lacado

Barniz y más barniz

El lacado también requiere de paciencia. Piensa que este proceso es el que asegurará que la pieza pintada sobreviva a las inclemencias climatológicas. 

Ten en cuenta que para aplicar el barniz necesitas contar con un espacio en el que no se cuele una sola mota de polvo.

El tiempo de secado debería durar en torno a 72 horas. Por lo que puedes dejar el barniz secando y volver al cabo de 3 días.

En cualquier caso, si el resultado no fuese el que esperas, siempre puedes lijar y volver a barnizar una vez más. 

Para esto deberías usar una lija aún más fina que las anteriores. Se trata de lijar al agua y después aplicar pulimento, en busca de un acabado tan reluciente como un espejo. 

Pintar tu moto es una tarea que, si bien resulta complicada, puede resultar muy gratificante. Y es que no hay nada como customizar tu moto y lograr el acabado esperado. 

Scroll al inicio